El Rincon De La Magia
  Otros Dragones
 

 

Amphisbaena

 

Amphisbaena , es una palabra griega proveniente del termino amphis, que significa "ambas maneras", y el termino bainein, significando "para ir", también llamada la madre de hormigas, es una serpiente come hormigas con una cabeza en cada extremo. De acuerdo a la mitología griega, la amphisbaena surgió de la sangre que goteó de la cabeza de la medusa mientras que Perseo marchó sobre el desierto libio con ella en su mano. Tempranamente se describe a la amphisbaena como una criatura venenosa, con dos cabezas y cuerpo serpentino. Sin embargo, los dibujos medievales la figuran con dos o más pies escamados, particularmente pies del pollo y alas emplumadas. Algunos incluso la representan con cuernos, y similar a un dragón con una cabeza de serpiente en su cola y oídos pequeños, redondos. Mientras que otros afirman que ambos "cuellos" son de tamaño igual y no se puede determinarse cual es la cabeza posterior. Muchas descripciones del amphisbaena dicen que sus ojos brillan intensamente como velas o relámpago.
Las cabezas de las amphibaena tienen dos mentes separadas, y pueden separarse en dos mitades así como unirse nuevamente en un solo cuerpo.

 

Amphitere

 

es un término aplicado generalmente a los dragones o serpientes emplumados. Las variedades de esta criatura generalmente no poseían piernas, solo un par de alas. Los Amphiteres tenían reputación de poseer gran sabiduría o conocimiento, así como una cierta forma de energía consecuentemente. Muchos también se suponían guardianes de tesoros. Al igual que en la mitología draconiana, se le atribuían cualidades especiales a las partes del cuerpo. Uno de éstas era los ojos,  que generaban efectos hipnóticos en cualquier persona. El Amphithere es el único tipo de dragón americano, teniendo solamente sus alas como miembros. Se distribuye por todo el continente y existen tres sub-especies: la norteña, la meridional y la sureña.
Draco americanus tex, el dragón norteño, conocido como serpiente con alas, sus alas como las de una polilla y un cuerpo por completo cubierto de piel.
Draco americanus mex, el dragón de Centroamérica, conocido como la serpiente de emplumada, tiene plumas sobre todo su cuerpo, y está asociado a Quetzalcoatl la divinidad Azteca.
Draco americanus incognito, el dragón habitante del sur, nada se conoce sobre este dragón debido al hecho que puede camuflarse en casi cualquier ambiente.

 

Dragón Prehistórico

 

Los dragones del cretácico fueron los animales voladores más grandes que jamás han existido. Estas criaturas ancestrales descendían de un grupo de reptiles acuáticos y semi-acuáticos que habitaron los pantanos marinos hace 200 millones de años. En un principio, las especies terrestres se apoyaban sobre sus cuatro extremidades y eran incapaces de volar y escupir fuego. Una de estas especies, sin embargo, desarrolló la habilidad de caminar sobre sus dos patas traseras, permitiendo una posterior evolución de las extremidades delanteras que finalmente terminarían por convertirse en alas.
Llegados a este punto, del cual no se tienen referencias fósiles, los dragones comenzaron a aprovechar las bacterias de su intestino para producir hidrógeno. Esta ventaja les permitió superar el obstáculo del peso (presente, por ejemplo en los pájaros y murciélagos) y los llevó a convertirse en la mayor criatura voladora de todos los tiempos. El dragón prehistórico llegó incluso a competir con uno de los grandes depredadores de la época, el Tyranosaurus Rex.
Más adelante en el tiempo, los dragones comenzaron a ingerir minerales inorgánicos como el platino, que funcionaban como catalizadores del hidrógeno almacenado previamente en sus vejigas. De esta manera, se incorporaba a la coraza de los dragones la poderosa arma de escupir fuego. El dragón prehistórico había nacido.

 

Dragón Marino

 


Algunas de las primeras especies de dragones eran acuáticas o semi-acuáticas. Se alimentaban en pantanos costeros y en aguas poco profundas, guardando grandes similitudes con los cocodrilos contemporáneos. Cuando se produjo la gran extinción, hace aproximadamente 65 millones de años, estas especies marinas lograron sobrevivir. Una mutación fortuita proporcionó a estos dragones un tercer par de extremidades que sustituyeron a las dos anteriores. Nacía así una nueva y única especie de animales vertebrados: una criatura de seis extremidades.
Algunos de estos dragones recolonizaron la tierra y llegaron a ser totalmente terrestres. El par suplementario de extremidades evolucionó en unas alas muy prácticas, similares a las de los dragones voladores. Otras especies, sin embargo, permanecieron en el agua, concentrándose cada vez más en los recursos alimenticios marinos (crustáceos, pescados y tortugas). A medida que transcurría el tiempo, estos animales fueron perfeccionando y adaptando sus cualidades hacia una vida completamente acuática. Sus rudimentarias alas se fueron transformando en aletas.
Las mandíbulas del dragón se volvieron más largas y anchas para atrapar a los peces y los dientes, en forma de púa, eran utilizados para sujetar a las resbaladizas presas. Mientras tanto, las alas, poco útiles en el agua, disminuyeron de tamaño y terminaron por desaparecer. Un ejemplo de esta clase de dragón podría ser, sin ninguna duda, el Monstruo del Lago Ness.

 

Dragón Selvático

 

Los dragones de la selva vivían en densas arboledas y bosques de bambú. Estas criaturas heredaron el enorme y sinuoso cuerpo de su predecesor marino. Gracias a ello, eran capaces de moverse con facilidad a lo largo de la vegetación de la selva. También conservaron la habilidad de nadar. Así, en el caso de una estación excesivamente calurosa o de un incendio forestal, siempre podrían refugiarse en los ríos. Esta variedad de la selva disponía de unas pequeñas alas que no le permitían alzar plenamente el vuelo. Sin embargo, eran capaces de dar grandes saltos moldeando su cuerpo al estilo de un avión (forma que también pueden adoptar algunas “serpientes voladoras”). De hecho, se ayudaban de estas pequeñas alas para conseguir un empujón extra y reducir su peso gracias a las vejigas llenas de hidrógeno parecidas a las de los dragones prehistóricos.
En busca de comida, algunos descendientes de estos dragones de la selva se expandieron más allá de las arboledas, bosques y matorrales. Dieron lugar así al gran dragón que habitó lo que hoy en día es China y el suroeste de Asia. Otras especies aisladas vivieron en las islas del archipiélago japonés.

 

Dragón de Montaña

 

El dragón de la montaña se conoce como tal porque en tiempos medievales habitaba mayoritariamente las montañas y otros lugares remotos. Sin embargo, su nombre no es muy apropiado. Mucho antes del desarrollo de la agricultura y del incremento de la población humana, esta especie estaba mucho más extendida en tierras bajas, no se encontraba exclusivamente restringida a las montañas. Como todos los dragones posteriores al cretácico, esta especie de la montaña poseía seis extremidades: un par de alas y dos pares de patas, resultado de una fortuita mutación acaecida después de la extinción del dragón prehistórico.
El cuerpo de esta variedad de dragón era relativamente pequeño, sobre todo si lo comparamos con el del dragón marino. Esta pequeña complexión era esencial para el vuelo. La cola era casi tan larga como su cuerpo y finalizaba en una afilada punta que utilizaba como arma defensiva. Un simple golpe proveniente de la cola de un dragón sería suficiente para romper el brazo de un hombre.


 
  Hoy habían 3 visitantes (23 clics a subpáginas) en este sitio  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=